En recuerdo a Rosco, mi perro

Rosco:
 
Sé que nunca leerás tú, mi peque, este correo, pero te siento tan cerca de mí, que estoy segura de que vas a ir sintiendo cada una de las palabras que aquí te quiero transmitir desde mi más profunda tristeza al no tenerte ya.
 
Todavía no han pasado ni 24 horas desde que nos dejaste, y este ha sido uno de los peores días de mi vida (y tengo ya 49 años, como tú sabes), pero es tanto el vacío que siento y te echo tanto de menos, que no puedo dejar de llorar y pensar que ójala esto fuera solo un sueño, una terrible pesadilla, y pudiese salir al salón, a tu sillón para poder acariciarte y mimarte.
 
Desearía que cada lágrima mía te hiciese sentir mejor, y que tu corazoncito, que ya no pudo funcionar más tiempo como debía, esté lleno de todo el amor que siento por tí.
 
Hoy no sabía que hacer para pasarlo un poco mejor y dejar de llorar por un momento. Ví la tele, intenté dormir, fuí a comprar.... pero tu imagen y tu muerte no se me iban de la cabeza.
 
Al final, salí a pasear por donde íbamos siempre juntos y llorando no paraba de recordarte, creí que así podría de alguna forma conectarme contigo y que me hicieras sentir que estabas bien, que no me preocupara.
 
Has sido mi primer y único perro y quería darte las gracias con todo mi corazón por haberme hecho tan feliz, llenarme de risas cuando jugábamos...., hacerme salir a pasear cuando no tenía ninguna gana de salir de casa....., hacerme alucinar cuando te hacías entender a tu manera, y le decías a la abuela, mi madre, que te pusiese la silla frente a la ventana para que te diera el sol ....., cuando venías a buscarme a la habitación porque ya era la hora del paseo...., cuando alguna vez me has visto llorar y te has quedado mirándome de esa forma tan especial que tenías de hacerlo...., cuando dejabas que te pusiera tu abrigito en estos días de frio y levantabas tú solo la patita para ayudarme a hacerlo...., hacerme sentir siempre que lo estaba haciendo bien porque moviendo tu rabito así me lo transmitías...  ¡¡son tantas y tantas situaciones que hemos vivido juntos en 15 años!!
 
Es tremendamente duro ver vacío el sillón donde dormías, no ver asomar tu hocico por la puerta de mi habitación y acercarte para que te acariciara, no verte juguetear con otros perros del barrio, no poder acariciarte y mimarte....
 
Espero que como ocurre siempre, y con el paso del tiempo, el dolor se vaya diluyendo y pueda recordarte sin llorar y sintiéndome feliz de haberte tratado como mejor he sabido, dándote todo mi amor y cuidándote hasta el final.
 
La abuela también ha sentido muchísimo el perderte, ella te va a echar muchísimo de menos, porque también habeis vivido muchas cosas juntos, ella que no quería al principio bajo ningún concepto un perro en casa ¿te acuerdas?
 
Ella en el sofá y tú en el sillón, dormíais a la vez, el mismo tiempo, si se despertaba uno, el otro también...
Cuando ella te decía que fueses a su lado y tú, lentamente y como haciéndote de rogar, te recostabas junto a ella....
Cuando te abrigaba por las noches antes de acostarse y tú la mirabas tan tiernamente, como agradeciéndoselo....
 
Sólo y por último, me gustaría decirte que me esperes donde estés para poder volver a verte, cogerte entre mis brazos y rascar tu barriguita como tanto te gustaba. Te querré siempre.
 
Pilar, tu amita
Febrero 2011
 
 
 


 
 
Un besito
Pilar



Comentarios

Entradas populares de este blog

Fallecimiento de mascotas ¿que hacer cuando nuestra mascota fallece?

La cantante Edurne despide a su gato Paquito en redes sociales