Despedida a Rufi (1995-2011)

Parece que fue ayer, pero ya han pasado 16 años desde que nos conocimos.
Llegaste a mi vida como te has ido: sin esperarlo.
Yo tenía 7 años y salía del "cole" cuando vi un grupo de niños en corro junto a mi madre.

Corriendo quise acercarme a ver qué era, y te descubrí en la mano de "mamá", que estaba entre unos cuantos niños que querían verte.

Eras tan pequeño y tan bonito...
Cabías de sobra en su mano, con apenas 2 semanas de vida.
Me hizo muchísima ilusión verte, y decidimos adoptarte para darte una buena vida, porque la calle no era sitio para un gato como tú.
Sin duda, conocerte fue uno de los mejores recuerdos de mi infancia y de mi vida.

Te llevamos a casa, y aunque eras tan pequeño que no sabías ni beber leche, y llegaste a hacerte pipí sobre mí (=P), te acostumbraste rápidamente a vivir con nosotros, porque eras muy buen gato, lo fuiste desde el principio hasta el final.

Crecimos juntos, ya que tuvimos más contacto del que tuviste con mis hermanos, y siempre nos tuvimos el uno al otro: cuando buscabas cariño y juego venías a buscarme, igual que yo te buscaba cada mañana para acariciarte antes de irme, o cuando estaba mal y me gustaba estar contigo para animarme.

Siempre nos fue bien juntos, y éramos felices el uno con el otro, pero aunque la vida siempre nos sonrió, hubo un par de ocasiones en las que temí que nos separásemos.

La primera vez te escapaste cuando tendrías unos 10 años, pero Mari Luz te encontró "rápidamente" en el pasillo del piso de abajo.

La segunda, dos años más tarde, hace unos 3-4, sufrí mucho más, porque te fuiste de casa y no te encontramos durante varias horas.
Lo pasé mal pensando que ya no te volvería a ver más, y llegué a perder la esperanza de volver a verte.
Llegué a la planta de abajo buscándote desesperada, y a mamá le dio por mirar bajo uno de los maceteros de la entrada...y allí estabas.
Cuando te ví, se me escapó una lágrima, mezcla de la ilusión de haberte vuelto a encontrar y del desahogo de terminar con la angustia que tuve de pensar que no te volvería a ver.

Y ya no nos volveríamos a separar hasta hoy.
Siempre estuvimos pendientes de ti, porque eras un gato especial, siempre activo y con ganas de jugar, sintiéndote uno más de la familia, llegando a echarte en el sillón como una persona, apoyando tus patitas sobre el brazo del mismo mientras nos veías a tu lado, encantados de tener un gato como tú.

Hace un par de años intentamos darte una pequeña compañera de juegos para que tuvieses más compañía durante tus últimos años, pero la idea no te gustó demasiado, y evidentemente ella se fue, porque tú eras el rey de nuestra casa.

De todos modos, excepto el "cabreo" que tuviste ese mismo día, tú continuaste con tu vida como si nada, como toda tu vida, jugando con mamá y conmigo, "cotilleando" cuando venían invitados, e incluso atreviéndote a jugar a darle bocados a algunos de ellos.

Así pasaron tus dos últimos años, con la vitalidad que tuviste durante toda tu vida.
Nadie se creía que un gato con tu edad, que en una persona sería comparable a un anciano, tuviera tanta energía, pero si la tenías es porque creo que siempre fuiste muy feliz y estuviste a gusto con nosotros, con muchas ganas de vivir.

Incluso a pesar de la pequeña enfermedad que te detectaron hace casi dos años, tú seguías con una vitalidad increíble.
Aunque ya comenzabas a tener algunos achaques propios de tu edad y días malos por tu enfermedad, nadie podía imaginarse ni tu edad ni tu enfermedad, porque estabas lleno de vida.

Por desgracia, hace un mes, más o menos cuando cumpliste los 16 años, esa energía comenzó a apagarse.
Al principio parecía una de esas malas rachas de tu enfermedad que se solucionaba yendo a la veterinaria, pero pronto nos dimos cuenta de que no se trataba de lo mismo, porque esas recaídas empezaban a ser frecuentes.

Te llevamos a la veterinaria, y hace tres semanas nos dieron una mala noticia: te estabas "yendo".

Aunque me costó mucho, incluso con algunas lágrimas, conseguí asumirlo y disfrutar de cada momento contigo, porque podía ser el último día que pasásemos juntos.

Pero tú ya no eras el mismo, y aunque tenías buenos ratos en los que estabas animado y con ganas de dar guerra, pasabas la mayor parte del día durmiendo.

Y así hasta ayer, donde ya parecías sin fuerzas, y supimos que tu marcha era inminente por desgracia.
Te fuíste de madrugada, sin hacer ruido, plácidamente.

Es lo único que agradezco de todo esto, que no hayas tenido que sufrir demasiado.

Ahora nos toca separarnos, tomando caminos muy diferentes.

A mi me toca hacerme a la idea de que ya no estarás a mi lado, de que ya no te acostarás a mis pies cada noche, de que no podré acariciarte cada mañana...
Será difícil, pero se que tengo que hacerlo porque tú querrías que siguieramos con la vitalidad que te caracterizó toda tu vida, así que lo haré por ti, porque nunca te gustó verme triste.

A ti te toca esperarme donde quiera que estés.
Hay quien dice que difícilmente será un sitio mejor, porque lo tuviste "todo" en vida, pero yo estoy segura de que estés donde estés, estarás bien, incluso quizás haya alguien cuidándote por mí hasta que yo llegue.

Así que espérame, porque incluso aunque llegue a haber algún otro gato en mi vida, nunca habrá otro como tú.

Ten por seguro que iré a buscarte algún día, porque aunque pueda pasar página y seguir adelante, siempre te llevaré en mi corazón y nunca te olvidaré, porque agradeceré toda mi vida el tiempo que compartimos juntos.

Un beso, y hasta "pronto", amigo mío.

Tu amiga Sonia
4 de Febrero de 2011

Comentarios

Lei ha dicho que…
Precioso...me ha hecho llorar...lo siento mucho.
Anónimo ha dicho que…
Couldnt agree more with that, very attractive article

online pharmacy
Anónimo ha dicho que…
Hmmm for some reason only half the post can be seen. I tried reloading but still same.

online pharmacy
Anónimo ha dicho que…
You were meant to blog. It has inspired me to start my own blog on barrie dentist

cheap nolvadex

Entradas populares de este blog

Fallecimiento de mascotas ¿que hacer cuando nuestra mascota fallece?

La cantante Edurne despide a su gato Paquito en redes sociales