PARA PENNY, MI PERRA QUE NOS DEJÓ AYER

cementerio mascotas westy perra
Bueno, Princesita, como te solía llamar, no puedo conformarme sólo con echarte de menos y llorar por ti sin parar. No. Tengo que hacerte un pequeño homenaje porque tú y todos los perros del mundo os lo merecéis y porque tengo que agradecerte el bien que me has hecho durante el tiempo que he disfrutado de tu compañía, Penny.

¿Te acuerdas de la 1ª vez que nos vimos en la APAP de Alcalá de Henares? Era una mañana muy fría del 30 de Diciembre de 2006, y cuando ya me iba a casa después de haber visitado a mi entonces apadrinada Negra, una preciosa mastina, te cruzaste en mi camino. Captaste mi atención porque eras de la misma raza que Elvis, el perro que tenía desde hacía 9 años, West Highland White Terrier, o westy, aunque tú sabes bien que a mí eso de que los perros sean de raza no es algo que me preocupe especialmente. Tú, tan independiente como eras, no me hiciste mucho caso cuando te acaricié, pero yo te entendí: una perra a la que ha abandonado su propio criador después de explotarla sacando beneficio económico de ella, no es para que se ande con muchos miramientos con nadie.

Cuando las voluntarias de la APAP de Alcalá de Henares me dijeron que no pertenecías a nadie y que necesitabas casa de acogida de momento, para luego ser adoptada, me pareció buena idea que vinieras a casa hasta que apareciera una persona que quisiera adoptarte. No sabía muy bien si Elvis y tú encajaríais, pero en fin, ya sabemos que si uno no arriesga no puede saber el resultado… Así que te trajeron a casa la tarde del 2 de Enero de 2007. Llegaste a casa observando todo con detalle y quizás pensando con resignación qué era lo que te depararía el futuro en esta ocasión… Si hay algo que se ha quedado grabado en mi mente y en mi corazón es esa mirada tuya continua, como de admiración y de agradecimiento, hacia mí. Sí, Penny, siempre estabas mirándome. Siempre… Me impresionaba tu mirada, tu pose, siempre callada, nunca ladrabas, como si la vida te hubiera moldeado de tal forma que no pudieras quejarte o expresarte. Tu rabito, ese que los westies lleváis como una antena, estaba caído, hasta el punto de que creí que tenías alguna fisura en él, y tus orejillas gachas, no dejaban mostrar la belleza que realmente poseías, aunque tú a mí siempre me pareciste la más bella de las perras porque eras todo ternura. Los primeros días de tu estancia en casa pasaron con tal normalidad que me parecía increíble que todo fuera tan fácil: comías el pienso que te daba, dormías en cualquier sitio, y te adaptabas a todo de una forma sorprendente. Cuando llevabas en casa unos días, no recuerdo con exactitud cuántos, pero serían unos diez o doce, recibí una llamada de la APAP, para comunicarme que había una persona que quería conocerte para llevarte con ella. En ese momento mi corazón dió un vuelco: no podía imaginar mi vida sin ti, ya te quería demasiado como para que te fueras, no quería dejarte marchar. Fue así como comenzaste a formar parte de mi día a día y, sobre todo, de mi corazón, en el que llegaste a calar muy hondo. Comenzamos a pasear y, en general a compartir nuestras vidas, junto con Elvis, ya de otro modo. Te compré tu nuevo cestito para dormir, te llevé a los mismos veterinarios que a Elvis, hicimos algún viaje a la playa: yo te incluí en mi vida, y, algo que no puedo olvidar, tú me incluiste a mí en la tuya. Tu rabito de westy tomó la apariencia de una antena ¡¡no tenía ninguna fisura!!, tus orejitas comenzaron a enderezarse y ya dejaron de estar gachas, la barrigota tan grande por haber parido tantos cachorros empezó a disminuir y tu belleza creció aún más. Si ya eras agradecida cuando llegaste, cada día que pasaba tu agradecimiento aumentaba.

No sabes lo que me has ayudado, junto con Elvis, cuando me has acompañado en los días de tratamiento con el yodo radiactivo, cuando yo estaba desganada y muy muy cansada y velabas paciente sin moverte de mi lado. Hasta tenía que alejaros a los dos porque queríais echaros muy cerca de mí y no podía ser porque tanta proximidad podría dañaros. Claro, ésto es algo muy difícil para que un perro pueda entenderlo, aunque, sin duda, muchas veces comprendéis y sois más intuitivos que muchos humanos.

Si algo me apena, es haber compartido tan poco tiempo de mi vida contigo. Sólo un año y ocho meses. Sí, Penny, mi idea era que tú ibas a vivir unos años más y que íbamos a disfrutar mucho tiempo más juntas, y, claro, también con Elvis. Pero la vida no suele resultar como uno la imagina. Ahora mismo tengo poco consuelo, el único que me queda es saber que tú has sido feliz con nosotros y nosotros contigo y que nos hemos ofrecido mutuamente lo mejor que llevábamos en nuestros corazones, bueno, mejor dicho, lo mejor que llevaba yo, porque tú no tenías ninguna maldad. Ayer, cuando el tuyo, diminuto, dejó de latir, yo estaba a tu lado acariciándote para que estuvieras lo más tranquila posible. Yo tenía esperanzas de que te curaras, pero, vida mía, no pudo ser. No sé lo que hubiera dado porque no hubiera sido así.

Penny, mi niña, quiero que sepas que te he querido mucho, que te sigo queriendo y que nunca te voy a olvidar. Te voy a llevar en mi corazón hasta el día en que yo muera. Elvis también te adora. Ya sabes que te ha tratado como a una princesa, siempre pendiente de ti y dándote un montón de besitos. Estoy segura de que también te echa de menos. Te adoramos. Seguirás siendo nuestra princesa para siempre.

Maite.

Comentarios

Terapia Homa es Vida ha dicho que…
Nos sentimos muy tristes porque hemos perdido nuestro hijo de 14 años. Lo recibimos en casa cuando tenia 45 dias junto a su hermana chow chow de 45 dias tambien nacidos de la misma camada. Ella estuvo 11 años con nosotros y el hasta ayer con 14.

Para mi esposo (su padre) quien lo
ha acariciado tantas veces despues del final se que ha sido muy duro.
Tenemos tambien a un familiar en fase terminal en la casa y le hacemos creer que todavia nuestro
hijo de cuatro patas vive.

El Rubiecito nos cuido siempre. Su ladrido de alerta nos brindo una gran seguridad y pudimos dormir siempre a piernas sueltas gracias a su condicion de guardian. Los
chow-chow son muy nobles, amorosos y esa fama de mordedores no la conocimos. Cuando jugabamos con una pelota la cual siempre agarraba flojita me reia porque le preguntaba si eso era lo fiera que la gente creia que era. Este gran amigo de los gatos se acostaba para brindar su regazo a los pequeños gatitos recien nacidos que le succionaran las tetillas haciendo papel de madre.

Fue un hijo ejemplar mas serio y viejo que Choco el cual noto que algo pasaba pues se asomo a la ventana varias veces a ladrar como si el espiritu del Rubiecito estuviera merodeando en los alrededores.
Muchas veces me asome y no vi nada
ya el se estaba despidiendo.

Ahora tuve que aceptar que pondre una cacharra de comida menos, un
recipiente de agua menos sintiendo la falta de esa responsabilidad establecida por años.

Hablar de nosotros como familia ha sido siempre incluyendo a Rubiecito y a Choco cada encuentro con amigos despues de tanto tiempo
la pregunta se hacia esperar: Y Rubiecito y Choco como estan?
Mis hermanas me preguntan: como estan mis sobrinos? y mi mama como estan mis nietos?

Definitivamente
estan los perros ligados a la Divinidad.
En ingles Dios es GOD y perro DOG
afirmando que son hijos de El y por eso su presencia es necesaria
para aliviar las penas de nosotros.

DIos esta ligado a cada criatura viviente. Los chinos por ejemplo pensaban que el Chow era un perro
sagrado, que provenia de la constelacion del perro mayor (Cannis Mayor) por lo que tienen la lengua negra o azul oscuro como el cielo (like the Heaven). Es por eso que los chinos se comian al perro Chow-Chow pensando que comian Divinidad del Cielo.Lo utilizaban de guardian de sus impenetrables barcos y los templos chinos a la
entrada tienen dos "leones" representativos de esta raza Chow-chow como Can-cerberos.


De que son perros divinos no me cabe la menor duda, paso por nuestras vidas para enseñarnos mucho sobre todo paciencia.Paciencia oriental caracteristica.

Rubiecito para siempre quedaras en el corazon de nosotros. Gracias por todo,tu compañera de siempre
Mariposa quien dormia contigo y arrullabas por el reclamo de sus maullidos se ha perdido ustedes transmutaron el mundo de perros de perros y gatos como enemigos. Ella no quiere soportar tu asencia es una gata muy dependiente de tus afectos leoninos porque como
Chow tienes rasgos de felido, "perro Leon".
Te quisimos y te querremos siempre
y tus fotos estaran siempre en la mesita de la sala.
Buen viaje, nos veremos, ya se que alla tambien haras gala de tu fidelidad y nos esperaras.Estare atenta a tu recibimiento.

Tu Mama

Entradas populares de este blog

La cantante Edurne despide a su gato Paquito en redes sociales

Fallecimiento de mascotas ¿que hacer cuando nuestra mascota fallece?