domingo, 6 de enero de 2013

Carta a mi gato PIPO ( 27/12/2012)

Pipo (27/12/2012)
El 27 de diciembre de 2012 , nuestro Pipo se ha ido. Juntos hicimos un largo viaje, un viaje cargado de ternura y cariño, que ha valido la pena recorrer ¡AMIGO MÍO!

Llegaste a mi familia un día de septiembre de hace ya dieciseis años, y puedo evocar con nitidez la tarde en que mi hijo , todavía un niño, y mi hermana, sacándote de una mochila te presentaron ante mí . Tu blanco pelaje, tus ojos dorados, tu porte gallardo y tus refinados modales, me causaron una buena impresión, que el tiempo se encargó de confirmar.

Recuero amigo mío, como trepabas con ímpetu por las estanterías del salón, sin rozar un solo objeto, tu insaciable apetito, anunciado por una salva de sonoros maullidos. Has compartido con nosotros, como un miembro más de nuestra familia, nuestra mesa,nuestros ratos de ocio, nuestro lecho, incluso nuestros sueños. Te recordaré siempre, con tu bondad infinita y  tu irresistible encanto, acariciándome  tiernamente con tu tibio y suave cuerpo.

Nunca me sentí sola contigo a mi lado, siempre fuiste para nosotros el quinto miembro de nuestra familia, un pequeño hermano menor para mis hijos ¡ AMIGO MÍO!.
Ahora siento que todo es efímero, y así nos lo has mostrado con crudeza en el invierno de tu vida. Llegué a pensar ilusamente, que por siempre te tendría a mi lado, sin reparar en que tan solo somos viajeros nómadas con un certero destino final , que antes o despues alcanzamos.

Acabas de irte y mi casa ha quedado vacía, me duele tu ausencia , solo me queda el consuelo de pensar que de nosotros hayas recibido aunque sea un poco de la felicidad que tu nos has dado.

Querido amigo, te vas , pero ten presente, que en tu paso por la vida, hiciste dichosos a estos cuatro corazones.

¡ Te queremos Pipo!



miércoles, 2 de enero de 2013

Homenaje a mi conejo Fito 29-12-2012

Quiero dejar un homenaje a mi conejito toy Fito.

Me lo regalaron sin yo esperarlo por lo que al principio no lo queria y  ya había acordado regalarlo. Pero cada dia que pasaba iba empezaron mis dudas de si lo debía regalar. Iba dando largas. Desde el primer día Fito y yo hicimos muchas migas. 
Era Supercariñoso y me hizo pasar momentos muy bonitos y agradables. Sólo verme se ponia a dos patas para que le sacara de la jaula y una vez estaba fuera siempre me seguía a todas
partes reclamando mi atención y sus mimos. 
Aunque estuvo muy poco tiempo conmigo nunca lo olviraré ni olvidare su último día en que no se
encontraba bien, se pegó a mi hasta el final.
Este donde esté quiero decirle que lo quiero y que siempre lo recordaré  y siento que no ya no esté aquí para seguir cuidando de él.
No te olvirare, siempre tendrá un hueco en mi corazon para ti.

Siento tu marcha, adiós pequeño.